Antropología

Los caballos manchados que el hombre pintó hace 25.000 años no eran imaginarios
El descubrimiento de ADN de caballo de hace 25.000 años con manchas negras sobre cuerpo blanco puede desmontar algunas teorías sobre el inicio de la representación de figuras imaginadas por parte del ser humano 
Hasta la fecha, se pensaba que los caballos moteados, tal y como hoy los conocemos, no aparecieron en Europa hasta hace 5.000 años. Por este motivo, los restos de dibujos pintados en cuevas hace 25.000 años en los que se podían ver caballos blancos con manchas negras se le atribuyó a la capacidad imaginativa del ser humano, otorgando mayor valor artístico a estos ejercicios pictóricos.
La representación de estos equinos manchados aperecen especialmente en cuevas del sur de Francia, especialmente en la cueva de Pech Merle, en los Pirineos franceses. Hasta hoy, ningún estudio había hallado restos genéticos de esta variedad de caballo. En la zona, sólo se habían reconocido caballos de Bahía y caballos negros. Este tipo de animal se pensó durante mucho tiempo que se trataba de un reflejo de la imaginación humana, un ser creado a partir del cruce de caballos con felinos manchados. En consecuencia, los paradigmas sobre el comienzo de la representación humana de figuras imaginadas que utilizaban al caballo blanco con manchas negras como ejemplo, deberán revisarse.


Si le interesa el tema, le recomendamos el artículo de Michael Balter (Scientific American)
Los colonos se reproducen más que las poblaciones asentadas
Un reciente estudio dirigido por el genetista de poblaciones Excoffier Laurent de la Universidad de Montreal revela que las poblaciones de pioneras se reproducen más y se casan antes que las personas que viven asentados
El análisis de las genealogías de los colonos en la región canadiense de Charlevoix Saguenay Lac-Saint-Jean, al noreste de Quebec, demuestra que durante las primeras oleadas de expansión de la colonia, el crecimiento demográfico fue mayor en las poblaciones exploradoras. La lógica del hallazgo se explica desde una perspectiva evolutiva.
Se sabía que tanto en el mundo animal como vegetal, los nuevos espacios eran colonizados por especies y vegetaciones con mayor capacidad reproductiva aunque más débiles, para posteriormente dar paso a especies de crecimiento más estable pero más resistentes. La idea que se plantea es que, las sociedades exploradoras pueden contar con ventajas evolutivas para la reproducción que da paso a sociedades de crecimiento demográfico más constante.

Si le interesa el tema, le recomendamos el artículo de Sarah Fecht (Scientific American)




El hombre ya exterminó dos especies animales hace 16.000 años
El tarpán (Equus ferus) y el bisonte estepario (bison priscus) desaparecieron, según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), como consecuencia de la interacción del ser humano con el medio hace unos 16.000 años
Durante el Paleolítico superior, entre 35.000 y 10.000 años atrás, los continentes Eurasia y América del Norte vieron como desaparecían respectivamente el 32 y el 76% de los géneros de megafauna. La etapa coincidió con la existencia y extensión de las poblaciones humanos en ambas regiones. Sin embargo, el motivo principal para la desaparición de dichas especies fue el cambio climático de la última glaciación del planeta.
Sin embargo, la revista Nature publica una investigación del CSIC español según la cual el ser humano fue causante directo del exterminio de al menos dos de estas especies: el tarpán y el bisonte estepario. La causa fue el uso indiscriminado de la caza de estas especies. Si bien no fueron los únicos causantes, se cree que fue el último máximo glaciar el causante de la disminución de la población de estos animales, fue la caza humana la que terminó de exterminar estas ya exiguas poblaciones.

Si le interesa el tema, le recomendamos el artículo de J. de Jorge (ABC)