martes, 8 de noviembre de 2011

Los caballos manchados que el hombre pintó hace 25.000 años no eran imaginarios

El descubrimiento de ADN de caballo de hace 25.000 años con manchas negras sobre cuerpo blanco puede desmontar algunas teorías sobre el inicio de la representación de figuras imaginadas por parte del ser humano 
Hasta la fecha, se pensaba que los caballos moteados, tal y como hoy los conocemos, no aparecieron en Europa hasta hace 5.000 años. Por este motivo, los restos de dibujos pintados en cuevas hace 25.000 años en los que se podían ver caballos blancos con manchas negras se le atribuyó a la capacidad imaginativa del ser humano, otorgando mayor valor artístico a estos ejercicios pictóricos.
La representación de estos equinos manchados aperecen especialmente en cuevas del sur de Francia, especialmente en la cueva de Pech Merle, en los Pirineos franceses. Hasta hoy, ningún estudio había hallado restos genéticos de esta variedad de caballo. En la zona, sólo se habían reconocido caballos de Bahía y caballos negros. Este tipo de animal se pensó durante mucho tiempo que se trataba de un reflejo de la imaginación humana, un ser creado a partir del cruce de caballos con felinos manchados. En consecuencia, los paradigmas sobre el comienzo de la representación humana de figuras imaginadas que utilizaban al caballo blanco con manchas negras como ejemplo, deberán revisarse.

Si le interesa el tema, le recomendamos el artículo de Michael Balter (Scientific American)

No hay comentarios:

Publicar un comentario